Recarga de energía para mamás de recién nacidos

junio 29, 2022 MUJERES

Quizás hayas oído que a las primeras 12 semanas luego del nacimiento se las llama «el cuarto trimestre». En este período, el recién nacido aprende a adaptarse al mundo fuera del útero y tu cuerpo comienza a recuperarse para volver a su estado antes del embarazo. No hay dudas de que quieres hacer lo mejor posible en la maternidad, pero puede que tengas sueño, te sientas adolorida o estés emocional. Unos pocos cambios en tus hábitos pueden hacer que te sientas mucho mejor.

COME SALUDABLEMENTE

Una buena nutrición ayuda a que tu cuerpo obtenga la energía que necesita. Comer comidas saludables y balanceadas puede ser difícil cuando pasas la mayor parte del día amamantando o cargando al bebé.Aunque quizá no tengas el tiempo ni las ganas de comer un plato entero de comida, recuerda comer con frecuencia alimentos nutritivos que no requieren preparación, como los siguientes:

Frutas - son una excelente fuente de vitaminas y minerales, y aportan energía al instante. Prueba la deliciosa combinación de banana y mantequilla de maní. O parte un aguacate maduro por la mitad y cómetelo así nomás.

Vegetales en trozos del tamaño de un bocado - corta algunos de tus vegetales favoritos y guárdalos en bolsas para sándwiches, de modo que estén listos para comerlos cuando el pequeño descanse.

Frutos secos y semillas - sáciate con grasas saludables que puedes agregar a tu ensalada favorita, mezclar en una bolsa con cereales o simplemente comer de a un puñado por vez.

Mantequillas de frutos secos o semillas - si quieres un bocadillo rápido que dé saciedad, úntalas en tostadas o galletas integrales, en palitos de apio o en rebanadas de manzana.

Yogur, queso cottage, kéfir o queso en tiras - son buenas fuentes de proteína, que ayudan a sentir saciedad por más tiempo.

COCINA SALUDABLEMENTE

¿Quieres evitar pasar horas en la cocina? Compra vegetales congelados para reducir el tiempo de preparación de las comidas. Una buena idea es cocinar grandes tandas de comidas una o dos veces por semana.Algunos platos o cazuelas de cocción rápida son la lasaña, las tartas y la ensalada de pasta integral con atún. También puedes ahorrar tiempo si usas el microondas u ollas eléctricas.

DISFRUTA SALUDABLEMENTE

Muchas mamás prefieren quedarse en casa las primeras semanas luego del nacimiento del bebé. Sin embargo, puede que al bebé le encante salir y que te haga bien a ti también. La actividad física es excelente para aliviar el estrés y recargar energía porque hace que el cuerpo libere hormonas que nos producen bienestar. La próxima vez que quieras hacer un maratón de tu serie favorita, en cambio, sal a hacer una caminata energizante con el bebé. Te ayudará a quemar la grasa del embarazo y a dormir mejor.

BEBE SALUDABLEMENTE

No te dejes engañar por las bebidas con cafeína o azúcar o las bebidas energizantes. Solo te aportan una recarga de energía breve y tienen muchas calorías extras. Una alternativa es agregar frutas, pepino o menta al agua.

DUERME SALUDABLEMENTE

El sueño es sagrado cuando tienes un recién nacido. Sin dormir, puede parecer imposible hacer cualquier cosa, más aún tener una alimentación saludable o hacer ejercicio. Enfoca tu sueño de manera saludable:

Side-Lying Hold

  1. For the right breast, lie on your right side with your baby facing you.
  2. Pull your baby close. Your baby’s mouth should be level with your nipple.
  3. In this position, you can cradle your baby’s back with your left arm and support yourself with your right arm and/or pillows.
  4. Keep loose clothing and bedding away from your baby.
  5. Reverse for the left breast.

This hold is useful when:

Cross-Cradle Hold

  1. For the right breast, use your left arm to hold your baby’s head at your right breast and baby’s body toward your left side. A pillow across your lap can help support your left arm.
  2. Gently place your left hand behind your baby’s ears and neck, with your thumb and index finger behind each ear and your palm between baby’s shoulder blades. Turn your baby’s body toward yours so your tummies are touching.
  3. Hold your breast as if you are squeezing a sandwich. To protect your back, avoid leaning down to your baby. Instead, bring your baby to you.
  4. As your baby’s mouth opens, push gently with your left palm on baby’s head to help them latch on. Make sure you keep your fingers out of the way.
  5. Reverse for the left breast.

This hold is useful when:

Clutch or “Football” Hold

  1. For the right breast, hold your baby level, facing up, at your right side.
  2. Put your baby’s head near your right nipple and support their back and legs under your right arm.
  3. Hold the base of your baby’s head with your right palm. A pillow underneath your right arm can help support your baby’s weight.
  4. To protect your back, avoid leaning down to your baby. Bring baby to you instead.
  5. Reverse for the left breast.

This hold is useful when:

Cradle Hold

  1. For the right breast, cradle your baby with your right arm. Your baby will be on their left side across your lap, facing you at nipple level.
  2. Your baby’s head will rest on your right forearm with your baby’s back along your inner arm and palm.
  3. Turn your baby’s tummy toward your tummy. Your left hand is free to support your breast, if needed. Pillows can help support your arm and elbow.
  4. To protect your back, avoid leaning down to your baby. Instead, bring your baby to you.
  5. Reverse for the left breast.

This hold is useful when:

Laid-Back Hold

  1. Lean back on a pillow with your baby’s tummy touching yours and their head at breast level. Some moms find that sitting up nearly straight works well. Others prefer to lean back and lie almost flat.
  2. You can place your baby’s cheek near your breast, or you may want to use one hand to hold your breast near your baby. It’s up to you and what you think feels best.
  3. Your baby will naturally find your nipple, latch, and begin to suckle.

This hold is useful when: